El gráfico del trimestre

Tal vez el problema de mayor entidad que padece la economía española, sobre todo desde la perspectiva de su potencial de crecimiento, sea el de su enorme endeudamiento externo que supera los 1,78 billones, equivalente al 167% del PIB. Un ciclo de crecimiento tan intenso mantenido a lo largo de catorce años (1994-2008) no podía hacerse sino con financiación exterior, lo que supuso asumir enormes riesgos que quedaron de manifiesto a partir de la crisis. España estuvo al borde del rescate y la prima de riesgo se disparó por las nubes. Sólo la intervención del BCE impidió que esos riesgos se concretaran, aportando un aval tranquilizador y rebajando la prima de riesgo hasta niveles poco menos que artificiales. España paga menos intereses ahora, con una deuda pública cercana al 100%, que cuando esa deuda no pasaba del 36% y los presupuestos se cerraban con superávit, y ahora lo hacemos con un déficit que parece imposible de reducir.

Sin título

En cualquier caso, una deuda de estas dimensiones equivale a una especie de espada de Damocles que pende sobre nuestras cabezas, sobre todo si, como podemos ver en los gráficos adjuntos, esa deuda no se ha reducido en absoluto a lo largo de todos estos años, e incluso ha seguido creciendo. No sólo lo han hecho así las administraciones públicas sino también las familias, empresas y bancos, aunque sea en cantidades más bajas. La marea de liquidez que invade a los mercados financieros de todo el mundo ha creado unas condiciones absolutamente artificiales  que han hecho que los inversores internacionales vuelvan a prestar y los tipos de interés hayan bajado drásticamente.

Sin embargo, ello no supone ningún aval para que la economía española vuelva a endeudarse como lo hizo anteriormente. Al contrario, la coyuntura monetaria equivale solo a una tregua que hay que aprovechar para hacer dos cosas esenciales: rebajar esa deuda, y alcanzar un superávit estable y duradero en la balanza comercial. No hace falta decir que hasta ahora no estamos haciendo ninguna de las dos cosas. Y eso nos hace muy vulnerables a cualquier cambio que se produzca en los mercados internacionales de capitales. Sobre todo cuando se tiene una posición inversora internacional neta (PIIN) tan negativa como la que tiene España, situada en el 98% (era del 34% en 2000 y del 94% en 2013).

Sin título

La Comisión Europea exige que los países con desequilibrios estructurales como es el caso de España rebajen esa posición neta al 35%. La Comisión Europea ha calculado que para cumplir ese objetivo España debería obtener durante al menos diez años, hasta 2024, un superávit de balanza de pagos no inferior al 3% del PIB, algo que España no ha conseguido nunca a lo largo de su historia. A pesar de contar con la ayuda de factores francamente favorables, como es el abaratamiento del petróleo y la bajada de intereses de la deuda, la balanza de pagos de este año se cerrará en el mejor de los casos con un muy pequeño superávit.

La vulnerabilidad de España ante unos pasivos de semejante magnitud es fácil de deducir cuando se sabe que todos los años España está obligada a captar no menos de 200.000/300.000 millones en los mercados exteriores sólo para refinanciar los vencimientos. Ahora mismo eso no es problema pero si el Gobierno se obstina en pensar que puede mantener indefinidamente un modelo de crecimiento basado en la demanda interna, con el déficit de balanza de pagos subsiguiente, nos podemos ver fácilmente en aprietos. Y si, por las razones que sean, los tipos de interés empiezan a subir (como va a hacer la Reserva Federal este mismo mes) los problemas van a ser mayúsculos sin necesidad siquiera de que empiecen a desconfiar de nosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s